Fotos de mi Acetaia

«¡Sin Glaseados, Sin Crema, SÓLO BALSÁMICO!».

Este es el lema que distingue mi producción. Mi fábrica de vinagre fue fundada en 1950 por mi padre, quien creó lo que es una antigua tradición local en Módena, la producción de vinagre balsámico. Con el tiempo me he ocupado de la expansión de Acetaia hasta ahora, con más de 600 barriles dedicados a la producción. Siempre he intentado tener un enfoque muy riguroso y respetuoso de la tradición de producción. De hecho, mi empresa siempre se ha mantenido en el sector artesanal…. nunca nos hemos transformado en una industria aunque, hoy, el 99,9% de los vinagres balsámicos son de origen industrial. Cada una de nuestras botellas se empaqueta a mano y cada uno de nuestros productos se obtiene sin el uso de productos químicos (sin embargo lo permiten las regulaciones de producción) o procedimientos industriales.

No hay poesía en lo que hago, solo coherencia, y la conciencia de que mis hijos son los primeros consumidores de mi producto, y espero que consuman un buen, y sobre todo saludable, vinagre Balsámico.